La trazabilidad de los insumos que intervienen en la elaboración de un producto es una tendencia mundial puesta en marcha para poder rastrear o hacer un trazado a lo largo de toda la cadena productiva, hasta que llega al consumidor final, para asegurar la salud pública.

El sistema de Trazabilidad de Productos Fitosanitarios y Veterinarios fue creado por Senasa con la Resolución 369 de 2013, e incluye a las personas físicas o jurídicas que importen, elaboren, fraccionen, comercialicen o exporten dichos productos.

Para su cumplimiento es necesario que cada unidad de producto trazable sea identificada con un código unívoco, según las recomendaciones de los Estándares del Sistema GS1.

En nuestro país el Sistema de Trazabilidad con la adopción de los estándares GS1 fue primero implementado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (AMNAT) para el rubro de los medicamentos, e inmediatamente el Senasa eligió la misma herramienta para el seguimiento y control de productos fitosanitarios y veterinarios, los cuales de alguna manera afectan al sector de la alimentación y al consumidor final.

En este sentido, la Cooperativa está trabajando junto con Senasa con el objetivo de apoyar al productor agrícola y ganadero en sus declaraciones.

El trabajo en conjunto implica informar al Organismo la trazabilidad de los insumos agroquímicos. La cadena empieza en los formuladores y termina en la Cooperativa al notificarle al Organismo acerca del productor que recibió determinado insumo.

Actualmente estamos ordenando las unidades recibidas y cargando los números de lotes con sus respectivas fechas de vencimiento en nuestro sistema informático, el cual ensambla directamente con Senasa.

Si bien no es una exigencia obligatoria, la Trazabilidad es uno de los requerimientos planteados por el programa de Buenas Prácticas Agropecuarias (BPAs), por ende desde la Cooperativa colaboramos con los productores para allanarles el camino.

La implementación del sistema de Trazabilidad para productos fitosanitarios representa un claro aporte a las BPAs y, en última instancia, redunda en un beneficio para el consumidor siendo un claro aporte al aseguramiento de la inocuidad alimentaria.