Nuestros jóvenes siguen creciendo y la JAC Porteña también. Es que el pasado viernes 22 de julio, integrantes de la Juventud Agraria Cooperativista participaron de una nueva edición de la Jornada AGRO JOVEN, que se realizó en la ciudad de Pergamino, Buenos Aires.

Dicha actividad estuvo organizada por el Consejo Central de Juventudes y tuvo lugar en el Criadero de Semillas Híbridas de ACA, donde el director del Criadero -Ing. Agr. José María Bruniard- brindó  generalidades acerca de los programas de mejoramiento genético llevados a delante por ACA.

Además, se dictaron charlas relacionadas con Buenas prácticas agrícolas, a cargo de la Ing. Agr. Naiara Fernández Yarza de Coninagro; Agricultura sustentable, dirigida por el Ing. Agr. Roberto Rotondaro;  y  un Panorama de la economía actual, a cargo del Cdor. Alejandro Bertone de ACA.

Para finalizar, se recorrieron las instalaciones lo que permitió entender todos los procesos llevados a cabo para la obtención de semillas híbridas.

Nahuel Baldo, Priscila Novello, Maria Daniela Rho, Hernán Appendino y Sabina Rosina dijeron presente en esta Jornada. A su regreso conversamos con uno de ellos para compartir lo que fue esta experiencia, cómo la vivieron y qué les dejó. Esto nos dejó Sabina.

Agricultura sustentable y buenas prácticas agrícolas fueron dos ejes de esta edición, ¿qué pensás acerca del momento actual y lo que se viene con respecto a las prácticas agrícolas sustentables?

Sabina._ “Son dos temas complejos, de suma importancia y con gran énfasis en la actualidad. Hoy en día, creo que se está creando una importante conciencia a nivel social sobre estos conceptos aplicados al cuidado de la salud humana y ambiental. El sector agropecuario tiene una amplia responsabilidad, porque trabaja con recursos naturales limitantes que afectan desde el punto de vista social, económico, productivo y ambiental, tanto directa como indirectamente.

Creo que todos los productores tienen conocimiento de lo que es el concepto de sustentabilidad, lo entienden y anhelan, pero no pueden llevarlo a cabo porque en general no son económicamente rentables, o no maximizan los beneficios. Teniendo en cuenta esto, sumado a que las empresas agropecuarias persiguen fines económicos, si un productor no es económicamente rentable, corre en riesgo su actividad. Al mismo tiempo, sabemos que un plan de sustentabilidad requiere planificación y ejecución a largo plazo, por lo cual necesita contar con ciertas garantías, y teniendo en cuenta las inestabilidades económicas por las que atraviesa el agro en Argentina, es arriesgado poder llevarlo a cabo.

Por el lado de las buenas prácticas, se persigue que los productores no hagan daño a la salud humana,  animal, ni al medio ambiente; que protejan la salud y seguridad de los trabajadores y hagan uso responsable de los insumos agropecuarios. Todo esto se puede lograr con pequeñas acciones que no requieren de grandes inversiones como por ejemplo: el triple lavado de bidones de agroquímicos, el uso de elementos de seguridad, un buen tratamiento de los efluentes de tambo, entre otras. A pesar de esto, me parece que hay una falta de responsabilidad y compromiso por parte de la mayoría de los actores participantes (productores, empleados, profesionales) debido a que no se llevan adelante. Quizás sea por una falta de interés social, por desconocimiento, falta de compromiso común o tal vez no se interpreten los beneficios que puedan generar.  

Insisto, no debemos olvidarnos que mediante pequeñas acciones no solo cuidamos al medio ambiente y la salud humana, sino también promovemos el bienestar de las futuras generaciones”.

¿Por qué decidiste participar de esta jornada junto a otros miembros de la JAC? ¿Qué te llevaste?

Sabina._ “De este tipo de jornada, yo creo que uno se lleva varias cosas, principalmente el aprendizaje, que en mi caso, al estar relacionada con los temas planteados, se le saca mucho jugo y te permiten seguir creciendo y aprendiendo. Y otra de las cosas que rescato y valoro muchísimo son las relaciones, las amistades y los grupos que se forman porque se puede ver que los jóvenes estamos comprometidos e involucrados, no solo en relación al agro sino con temas en general”.